COMUNICADOS

   En su edición del sábado 29 de marzo de 2014  el diario La Prensa publica una noticia firmada por Luis Burón-Barahona que dice “OEA da espaldarazo a TE”, en la cual se dan cuatro curiosas afirmaciones.

La primera:la noticia informa que Lourdes Flores Nano, jefa de la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos “señaló durante su gira por Panamá que ‘el Tribunal Electoral (TE) ha construido un gran prestigio y credibilidad institucional en la sociedad panameña…”.

La segunda:la observadora agregó “…y vemos con preocupación algunos intentos por minar su credibilidad (la del TE)”.

La tercera:Flores también le recordó a la Fiscalía Electoral la importancia de cumplir ‘a cabalidad’ (sic) su trabajo.

La cuarta:“Sin embargo, acotó, no se pudo reunir con el fiscal Eduardo Peñaloza por aparentes compromisos del funcionario”.

Las únicas visitas de funcionarios de la OEA solicitadas, y por consiguiente recibidas, en el despacho superior por el fiscal general electoral, Eduardo Peñaloza, en el pasado reciente fueron dos: el 4 de febrero de 2013, a las dos de la tarde,  le visitaron los doctores Betilde Muñoz y Rafael de Armas, acompañados por la representante de la Embajada en Washington señora Abigaíl Castro de Pérez. Y el 12 de septiembre de 2013, a las nueve de la mañana, le visitaron las doctoras Lourdes Flores y María Teresa Mellempamp. Posteriormente no ha habido ni llamada, ni correo, ni comunicación alguna para solicitar una reunión con el fiscal electoral Peñaloza, por lo que no tiene sentido la excusa “por aparentes compromisos del funcionario”.

Sorprende que al mismo tiempo que trata de justificar que no se haya reunido con el fiscal con una razón que, si es tal como la señala La Prensa, no corresponde con la verdad, la jefa de la Misión Observadora trate de recordarle al fiscal general electoral sus deberes, que él cumple cabalmente, y esto significa conforme al derecho que asiste a los ciudadanos amparados en las leyes, y no según los caprichos de particulares actores políticos.

La jefa de la Misión Observadora no se contenta con arrojar flores sobre la institución del Tribunal Electoral (hoy cuestionada públicamente) y darle su respaldo, sino que, al mismo tiempo que intenta llamar la atención a la Fiscalía General Electoral sobre el cumplimiento de sus deberes, no duda en manifestar su preocupación por lo que considera “intentos de minar la credibilidad del Tribunal Electoral”.

En otras palabras, según la funcionaria, las críticas, denuncias y acusaciones que se hacen al Tribunal Electoral serían “intentos de minar su credibilidad”, mientras que la Fiscalía no corre con igual consideración: por lo visto, a la Fiscalía habría que cantarle la cartilla de sus deberes.

Este doble rasero de la jefa de la Misión Observadora de la OEA resulta abiertamente parcializado contra nuestra institución. La Misión debería informarse mejor con nuestros comunicados o con una visita a nuestro despacho, donde podremos explicarle el esfuerzo que hemos hecho por mantener nuestra independencia, y podrán apreciar punto por punto, que si una entidad ha sido objeto de una campaña sistemática de desprestigio e infamias viles ha sido precisamente la Fiscalía General  Electoral por no prestarse a jugarretas de desestabilización política, de sectores que hoy quieren asaltar la Fiscalía porque la consideran instrumento para sus fines de manipulación  y persecución, y porque no acepta que otra institución que sí debe asumir responsabilidades que erróneamente se le atribuyen a la Fiscalía no solo no lo haga, sino que las cargue a la  Fiscalía o guarde silencio cuando esta es atacada. 

 

                                                                                      Eduardo Peñaloza

                                                                            Fiscal General Electoral   

Páginas